Tiempo Judicial instala este debate jurídico y esperamos la opinión de todos ustedes lectores tras el veredicto de ayer en un juicio por jurados llevado a cabo por el Tribunal Oral Criminal Nº3 de San Martín a Lino Cataldo. Estaba acusado de “homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego” según la calificación legal del expediente.

Un jurado popular compuesto por 12 personas declaró “no culpable” al médico Lino Villa Cataldo tras asesinar de varios tiros a un delincuente que intentó robarle su vehículo tras una persecución.  

Según dio por probado la fiscalía, el asaltante le dio un culatazo en la cabeza al médico, se subió al vehículo del médico con fines de robo. Sin embargo, terminó muerto de cuatro balazos hechos por Villar Cataldo con una pistola Bersa Thunder Pro calibre 9 milímetros.

El médico lo siguió con su auto, lo alcanzó y mató de cuatro tiros al delincuente Ricardo “Nunu” Krabler que intentó robarle el auto en 2016 en su casa del barrio Libertador, de Loma Hermosa. 

“Cuando el encartado decidió disparar contra Krabler ya no estaba en riesgo su vida, sino solo el derecho de propiedad que tenía respecto de un automóvil asegurado. Su conducta entonces devino desmedida, puesto que en su afán de retener su automóvil ha afectado el bien jurídico de más valor, es decir la vida”, señaló la fiscal en el requerimiento de elevación a juicio.

 Hubo otro caso similar hace tres años. El carnicero Daniel Oyarzún también fue declarado absuelto por un jurado en Zárate tras atropellar y quitarle la vida a un delincuente que le había robado en septiembre de 2016.

Juicio

A lo largo del proceso penal en los tribunales de San Martín, Villar Cataldo sufrió un fuerte revés cuando varios peritos balísticos, incluída Leticia Pons, analista de la Policía Bonaerense, desmintieron que le había disparado a Krabler desde el suelo.

Los peritos del caso determinaron que las balas entraron “desde arriba hacia abajo” desde una distancia máxima de un metro. El arma del ladrón, un “pistolón” que eran caños soldados sin capacidad para disparar, fue encontrada bajo el cadáver de Krabler, que murió sentado en el asiento de conductor. El delincuente amenazó con el arma a Cataldo y ante la reacción del médico se dio a la fuga en otro auto.

 La defensa de Cataldo

El abogado de Villar Cataldo, Diego Szpigiel, fue por la absolución. El defensor expuso en su alegato que “nadie tuvo la intención de matar. Cuando te están apuntando, te golpean, te arrastran, vos te defendés como podés. La propia fiscalía ya abandonó la figura del homicidio simple porque se dio cuenta de que no hubo intención. Lino reaccionó como pudo”.

El abogado continuó: “Acá te quieren convencer de que ocurrió algo que no pasó. Nadie pone un pistolón debajo de su cuerpo para manejar. No te dejes convencer de eso. Cuando vos ves que Lino no reaccionó es legítima defensa. No se vio el momento del hecho. Solo son posibilidades y ante la duda, se beneficia a Lino… El sentido común es lo que debe primar en ustedes. La certeza de que se haya excedido no existe. Acá cada uno eligió dónde estar. Lino trabajando y el otro robando”.

El hermano de Cataldo, Jorge, aseguró: “Su familia se destruyó, mi hermano tiene miedo, siempre hubo amenazas, tengo miedo que las represalias sean sobre sus hijos”.

La querella y la fiscalía

La querella de Silvia Krabler, madre del delincuente asesinado, pidió la condena por homicidio simple agravado por el uso de arma. “Es un asesino matriculado”, lo calificó Silvia quien agregó con bronca: “Los quiero ver a los jurados en mi lugar”.

Los pedidos de pena de la fiscalía, a cargo de Noemí Carrera y de la querella de Silvia Krabler, madre del ladrón muerto, fueron duros: pidieron que sea considerado culpable, la fiscalía por el delito de homicidio en exceso de legítima defensa, la querella directamente por homicidio simple agravado por el uso de arma.

En su alegato, la fiscal Carreira aseguró que “el hecho ocurrió y no hay duda, es un homicidio, acá la discusión es si el autor es penalmente responsable. No fueron disparos para defenderse: fueron disparos al bulto. No corría peligro su vida. Villar dijo que Krabler le apuntó con el arma. Eso no fue así. El pistolón estaba debajo del cuerpo de la víctima”.

 “No justifico que mi hijo haya salido a robar, pero tampoco que este asesino matriculado le haya pegado seis tiros y quede como inocente”, se quejó desde la puerta de los tribunales de San Martín.”Esto es todo acomodo, acá es ‘cuánto tenés, cuánto valés”, sentención criticando a la justicia.

“Porque tiene matrícula, porque viene de Paraguay, porque dio lástima”, siguió en esa misma línea Krabler, visiblemente disconforme con el fallo del jurado popular, tras las cuatro audiencias frente al Tribunal Oral. “Tiene tres armas, con una 9 mm mató a mi hijo, le quedan dos 38”, manifestó en un pasaje, y en ese sentido advirtió: “Tengan cuidado”.

“Mi hijo tendría que estar hoy acá ajusticiado por tentativa de robo automotor, no yo haciendo justicia por mi hijo que tiene seis tiros encima”, se lamentó sobre el final del intercambio con los medios tras el veredicto que abrió la polémica.

 

 

Leer nota completa en : www.tiempojudicial.com.ar