La Ley de Etiquetado Frontal busca garantizar información clara, oportuna y veraz a lxs consumidorxs sobre los ultraprocesados. A su vez, propone regular la publicidad excesiva y engañosa hacia lxs niñxs y promover entornos escolares saludables.

Necesitamos esta ley. Pero las marcas están haciendo lo posible para que no salga o, peor aún, para que salga en una versión tan turbia que ni los afecte y hay muchos políticos dispuestos a hacerles el favor. El lobby más grande hoy está entre la industria láctea -La serenísima/Danone, Nestlé- que no quiere que descubramos que los yogures y otros lácteos que nos vende por sanitos son alta bosta, y la industria que fabrica cosas que atraen a las criaturas, cómo Ferrero que ustedes no saben el esfuerzo que está haciendo para que no le quiten la sorpresa al kínder. El momento para hacernos escuchar es ahora.

Un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados retomará este martes el debate del proyecto de ley que busca que los envases de los productos incluyan etiquetas para advertir los excesos de azúcares, sodio, grasas saturadas, grasas totales y calorías.

El proyecto, que cuenta con sanción del Senado, será debatido a partir de las 13 en una reunión conjunta de las las comisiones de Legislación General, Acción Social y Salud Pública, Defensa del Consumidor, del Usuario y de la Competencia y de Industria, que contará con la presencia de invitados del sector.

La reunión será encabezada por la titular de Legislación General, Cecilia Moreau (Frente de Todos), junto a sus pares de Acción Social y Salud Pública, Pablo Yedlin (FdT), de Defensa del Consumidor, Diego Mestre (Juntos por el Cambio), y de Industria Alejandro Garcia (JxC).

El proyecto sancionado por el Senado busca advertir a los consumidores sobre los excesos de componentes como azúcares, sodio, grasas saturadas, grasas totales y calorías, a partir de dar información clara, oportuna y veraz.

Además, procura promover la prevención de la malnutrición en la población y la reducción de enfermedades crónicas no transmisibles.

Tras su paso por el Senado, la iniciativa comenzó a debatirse el año pasado en varias reuniones informativas aunque no se logró avanzar en el dictamen.

Ante esa situación, más de cien organizaciones que impulsan el proyecto emitieron un comunicado para reclamar a los legisladores que aprobaran la ley «sin demoras y sin cambios».

Leer nota completa en : www.noticiascapital.com.ar