El municipio entrevistó 7.856 vecinos del barrio. Sólo seis fueron hisopados por presentar síntomas compatibles con Covid-19. El Plan Detectar duró cuatro días en los que se relevaron 1.899 domicilios.

 Tras cuatro jornadas, hoy finalizó el Dispositivo
Estratégico de Testeo para Coronavirus en Terreno de Argentina (DETeCTAr) en el
barrio La Cava, de San Isidro, que tiene como finalidad realizar un estudio
casa por casa a todos los vecinos para detectar posibles casos de coronavirus.

Luego de haber hecho el control de 7.856 vecinos, solamente seis personas mostraron síntomas compatibles con Covid-19; a todas ellas se les realizó la prueba de PCR (testeo) para confirmar la presencia del virus, cuyo resultado estará el fin de semana.

Desde el martes de esta semana, entre las 9 y las 14,
salieron del Centro de Atención Primaria San Isidro Labrador (un
centro médico municipal situado en La Cava) seis equipos, liderados por un
médico acompañado por un enfermero, un asistente social, una promotora social,
un personal de apoyo (con productos de limpieza o barbijos) y un equipo de
desinfección con agua clorada, que se ocupaba de la limpieza de pasillos y
frentes de las viviendas.

Este equipo interdisciplinario -coordinado por el municipio de San Isidro, junto con los ministerios de Salud de Nación y Provincia- relevó, hasta hoy, 1.999 viviendas. Cada familia fue informada sobre cuáles son los síntomas relacionados con coronavirus (incluso algunos no tan conocidos, como la pérdida de gusto u olfato); y en cada casa se consultaba si estaban cumpliendo la cuarentena, si alguien estaba trabajando, si había personas de riesgo, si estaban vacunados. Tras esa información, se le tomaba la temperatura a todas las personas que estaban en domicilio. Y se dejaban los teléfonos habilitados para que pudieran reportar síntomas.

 Durante el operativo, se aplicó la vacuna antigripal a
pacientes de riesgo, adultos mayores de 65 años y niños, de entre dos meses a
dos años de edad.

Los vecinos que presentaron síntomas fueron trasladados en ambulancia del municipio desde sus viviendas hasta el camión sanitario, donde se le practicó el hisopado, y luego fueron llevados al hospital Central de San Isidro.  La familia de estos pacientes fue aislada en sus propios domicilios con todos recaudos; en cada caso, un asistente social tomó contacto con la familia para poder hacer el seguimiento correspondiente y también para poder atender las necesidades que surjan.

Además, a todos los hisopados se les colocó la pulsera con
Código QR, que permite el seguimiento del paciente.

Tras supervisar el operativo y recorrer el barrio, el
intendente Gustavo Posse indicó: “Este lugar está atendido y
monitoreado constantemente para evitar posibles focos de contagios. Cada jueves
hacemos estas mismas rondas sanitarias con personal municipal, lo que nos
permite tener una idea muy precisa de la situación en el barrio”.

“Hubo buena predisposición de todos los vecinos y fueron atentos para responder a los cuestionarios, además que mostraron mucha proactividad con el operativo. Más allá de cada diagnóstico que realizamos esto sirve también para concientizar a los vecinos. La información que brindamos en los operativos hace que la gente se cuide más y, al conocer más en detalle los síntomas, consulte y se aisle”, destacó Ticiana La Mónica, directora de Acción Social de San Isidro.

Desde la Secretaría de Salud contaron que se cambió la
estrategia en la búsqueda de pacientes positivos de este nuevo virus en los
barrios vulnerables. “En lugar de esperar que venga el paciente con
sintomatología se va a buscarlo”, explicó Juan Viaggio, secretario del
área.

Y argumentó que esta decisión “se debe a que a las familias de los barrios vulnerables les cuesta dejar su núcleo, y que tienen miedo a perder su lugar. Y ese temor los lleva a que no digan que tienen sintomatología, y que por ende, a que no concurran al hospital”.

El jefe de gabinete del Ministerio de Salud bonaerense,
Salvador Giorgi, señaló: “Estos operativos se realizan en todos los barrios
vulnerables del conurbano bonaerense y también en La Plata. En San Isidro
casi no hubo casos sospechosos, a diferencia de lo que está sucediendo en
la Villa Azul del Partido de Quilmes, donde al tener un foco de infección muy
grande, el Estado actuó inmediatamente con un operativo de aislamiento”.

Osmar Gallardo, de 61 años, uno de los vecinos de La Cava que fue entrevistado, expresó: “El operativo estuvo muy bien. Siempre estamos agradecidos con el municipio porque nos cuidan y  ponen todo para que estemos cada día mejor”. Y remarcó que los hospitales y los centros de salud “funcionan perfectamente”.

Leer nota completa en : www.comunas.com.ar