Tras el avance de la pandemia en el país, la polémica se instaló a fines de abril con las prisiones domiciliarias que otorgaron algunos jueces bonaerenses a detenidos en el marco del Covid-19 por el masivo contagio que podría haber ocasionado dado el hacinamiento de los penales. En este sentido, el Gobierno anunció la construcción de 2000 plazas en cárceles que comenzarán en junio, además de Unidades Sanitarias Carcelarias específicas para asistir a las personas contagiadas por el coronavirus que desde el inicio de la pandemia fueron 6 en total entre detenidos y personal penitenciario.

El primer preso que tuvo coronavirus en las cárceles bonaerenses fue Julián Arakaki, condenado a prisión perpetua por asesinar en 2012 a su hija de 8 años en la localidad de Martínez, quien ya fue dado de alta y alojado en el hospital penitenciario de Olmos, en el partido de La Plata. Y según los últimos registros del SPB, al día de hoy hay un detenido que se contagió el pasado desde el 23 de mayo donde se activó el protocolo en la Unidad 18 de Gorina y permanece internado. Y en el caso de los agentes penitenciarios, hoy permanece uno solo internado que trabaja en la Unidad 32 de Florencio Varela, y hubo tres agentes que ya fueron dados de alta. En total, hubo 2 presos y 4 agentes contagiados por coronavirus.

Las cárceles bonaerenses tienen un déficit de 17.200 plazas carcelarias y los anuncios marcan que continuará ya que, según los últimos datos del Servicio Penitenciario Bonaerense de mayo de este año, hay un total de 41.200 detenidos en cárceles, 2000 con monitoreo electrónico y casi 4000 en comisarías bonaerenses.

El gobierno bonaerense anunció la construcción de un total de 2.000 nuevas plazas en el Servicios Penitenciario Bonaerense a los efectos de “disminuir la sobrepoblación recibida y aumentar los espacios de aislamiento por el COVID 2019”, informaron desde el ministerio de Justicia conducido por Julio Alak. A las 1.350 anunciadas a principio de este mes, ahora se suma la construcción de 650 plazas en pabellones distribuidos en diferentes unidades.

Las mismas se construirán en unidades penitenciarias ubicadas en las siguientes localidades: Lomas de Zamora: 565 plazas, Florencio Varela: 406 plazas, San Martín: 64 plazas, Olmos: 336 plazas, Campana: 209 plazas, Magdalena: 156 plazas, Sierra Chica: 133 plazas y en el complejo penitenciario de Batán: 131 plazas.

En el anuncio, el presidente expresó que “los desafíos no son la mano dura o la mano blanda. Poner mano dura, meter gente presa, pero no construir cárceles no tiene sentido, es solo marketing”, subrayó Alberto Fernández en La Plata al anunciar una nueva etapa del Plan Argentina Hace en la cual las cárceles son uno de los ejes.

En esa dirección, el Jefe del Estado destacó que “tener esas personas hacinadas es un acto inhumano. Y nosotros abrazamos la política porque la humanidad nos importa”. “Lo primero que nos debe enseñar la pandemia es que vivimos en un país injusto, y nadie puede decir ahora que no lo sabe. Si queremos vivir en un país federal, tenemos que integrarnos”, añadió.

Unidades Sanitarias Carcelarias

Ante el avance de la pandemia y previniendo el contagio masivo en cárceles penales, el gobiernos nacional y provincial anunciaron la construcción con fondos de Naciones Unidas un total de 12 Unidades Sanitarias Carcelarias en la provincia de Buenos Aires.

Son espacios que permitirán sumar 288 plazas para asistir a las personas detenidas afectadas por el Covid-19 y de esa manera evitar el aumento de contagios dentro Sistema Penitenciario bonaerense.

Las unidades sanitarias estarán ubicadas en los siguientes complejos penitenciarios: Norte; Conurbano Bonaerense Sur/Oeste; Este; Florencio Varela; La Plata; Olmos; Magdalena; Sur; Centro Zona Sur; Centro Zona Norte; Campana; y San Martín.

El modelo de nuevas cárceles. (crédito: prensa Justicia Bonaerense).

Los 12 Centros de Salud para internación y aislamiento se construirán en: Unidad Nº 15 Batán: 24 plazas; Unidad Nº 21 Campana: 24 plazas; Unidad Nº 23 Florencio Varela: 24 plazas;  Unidad Nº 24 Florencio Varela: Dos de 24 plazas y Unidad Nº 34 Melchor Romero: 24 plazas.

En tanto en la Unidad Nº 28 en Magdalena: 24 plazas, en la Unidad Nº 39 Ituzaingo: 24 plazas, en la Unidad Nº 40 Lomas de Zamora: 24 plazas; en la Unidad Nº 58 Lomas de Zamora: 24 plazas, en la Unidad Nº 47 San Martin: 24 plazas y en la Unidad Nº 38 Sierra Chica: 24 plazas.

Las unidades se ubicarán en terrenos dentro de los penales y estarán compuestas por pabellones de 365 metros cuadrados, construidos a través de un sistema modular pre elaborado en fábrica y montado sobre plateas de hormigón. Cada unidad permitirá sumar 24 plazas, contará con celdas individuales con cierre electrónico y un sistema de cámaras de monitoreo.

Además, tendrán equipamiento de rayos X móviles, resucitador, equipo de traqueotomía, ventilador móvil (respirador), kit de laboratorio y equipo de curaciones. Está previsto que cuando concluya la pandemia, funcionen como centros de salud en los penales, según informaron desde el ministerio de Justicia bonaerense.

Cada pabellón cuenta con 24 celdas individuales y 8 baños completos (1 cada 3 personas), además de un sector destinado a enfermería, laboratorio y office limpio. Los baños estarán equipados con mobiliario antivandálico en acero inoxidable. En cuanto a la seguridad, cada pabellón cuenta con una celaduría con control visual como el panóptico al «estilo Foucault» para controlas a los internos en los pasillos, celdas y sanitarios. Y cuenta con una sala de monitoreo desde donde se accionan a distancia la apertura y cierre electrónica a distancia de todas las puertas. Desde allí, se controla el sistema de cámaras de seguridad de pasillos y habitaciones.

Pese a que son pocos los casos positivos de presos de covid, fuentes judiciales prevén un leve aumento en esta etapa donde la curva se tornó ascendente en el área metropolitana de Buenos Aires y los penales superpoblados son un foco de contagio.

Leer nota completa en : www.tiempojudicial.com.ar