A horas de que se viralizara el video, Annie Dutoit, una de las hijas de la artista, desmintió el video en su cuenta personal de Facebook: “Ante la circulación en las redes de un vídeo con un montaje de Martha Argerich con una supuesta interpretación de la Marcha Peronista, y por si alguien pudiera creerlo (!) me veo en el deber de aclarar que mi madre nunca interpretó esta canción partidaria” (sic).

Además, lamentó “que haya personas que se aprovechen de su envergadura artística para inventos como éste” y sostuvo que su madre “nunca comulgó con ningún partido político en la Argentina ni en el extranjero”. Ante la consulta de Reverso, Dutoit agregó que su madre -quien vive en Europa y “está fuera de cuestiones políticas”- está al tanto y que se enteraron porque alguien les envió el video.

Por último, señaló: “No opinamos sobre contexto electoral. Lo que yo quiero denunciar acá son las fake news. No se trata de ser de un lado o del otro”. La organización estadounidense First Draft, dedicada a “crear conciencia y abordar los desafíos relativos a la confianza y la verdad en la era digital” y aliada de Reverso, identifica al humor y la parodia cuando son sacados de contexto como un tipo de contenido que genera desinformación.

El día que Martha conoció a Perón

“Yo no era muy peronista. Siempre andaba pegando por todas partes unos papelitos que decían Balbín-Frondizi”, declaró Argerich sobre su costado político según escribió el diario Página 12 en una editorial publicada el 23 de septiembre de 2007. Antes en 2001, Juan Manuel Argerich, hermano de la artista, había asegurado en una entrevista a La Nación que en su círculo familiar “papá era radical y mamá peronista” y que con el padre, solían “pegar obleas por Balbín-Frondizi”.

En esa misma entrevista, se recuerda el conocido episodio en el que el ex presidente Perón ayudó a la pianista a estudiar en el exterior. Según la anécdota, en 1954 cuando Argerich tenía 13 años quería ser alumna de Friedich Gulda, un reconocido pianista austríaco que vivía en Viena. La familia tenía pocos recursos para poder costear sus estudios, pero el que en ese entonces era intendente de Buenos Aires, el arquitecto Jorge Sabaté, se fascinó con la música de Martha y le consiguió un encuentro con Perón.

Su madre, Juana, la acompañó y le explicó que a cambio de alguna ayuda económica, la entonces niña se disponía a tocar en algún concierto para la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) -agrupación creada durante el gobierno de Perón y vinculada a su figura política-. El diálogo de que de acuerdo con distintos medios mantuvieron fue el siguiente: “Pero no, señora, por favor, Martha está para otras cosas”. Y ahí nomás, le preguntó: “Ñatita, decíme, ¿adónde querés ir?”. Martha le dijo: “A Viena”. “¿No querés ir a Estados Unidos?” “No, no, a Viena”. “Muy bien, pero, por qué”. “Porque ahí está Friedrich Gulda, la persona con la que quiero estudiar”. “Bueno, así se hará”.


Esta nota es parte de Reverso, el proyecto periodístico colaborativo que une a más de 100 medios y empresas de tecnología para intensificar la lucha contra la desinformación durante la campaña.
Las vías de contacto para sumarse son:
por mail a info@chequeado.com
por WhatsApp (ReversoAr.com/whatsapp)
y /ReversoAr en todas las redes