Dentro del amplio abanico de pasajes capitalinos, Maitén es uno de los que han sido forjados con la modalidad, cul de sac, expresión procedente del idioma francés que significa, calle sin salida. Es justamente eso, calle sin salida, lo que indica un cartel dispuesto en su intersección con Riglos, única arteria con la cual este pasaje de Caballito se comunica. Maitén inicia allí su trayecto en dirección a San José de Calasanz, pero no llega a encontrase con esta calle, sino que habiendo efectuado unos ochenta metros, queda inconclusa al toparse con un alto paredón pintado de color rosa.

index7

Maitén es doble mano y está pavimentada. Los automovilistas, tienen permitido estacionar solamente en el cordón derecho. Pese al cartel que prohíbe hacerlo en la izquierda, no obstante, algunos conductores han dejado en ese costado sus respectivos vehículos. En el momento de realizar la cobertura fotográfica, a una camioneta, además, se la estacionó en el único espacio disponible frente al paredón que decreta la culminación del pasaje, por encima del cual asoman los edificios que tienen entrada por San José de Calasanz.

index5

Maitén también cuenta con unas pocas construcciones edilicias de más de dos plantas, al margen del conjunto de casas bajas, que constituyen una gran mayoría. El edificio más alto está en proximidades de la mitad de la cuadra, sobre la derecha, y tiene una altura de cinco pisos. Unos metros antes, de la misma mano, se halla la única vivienda que no parece estar habitada, una propiedad cuyo frente está pintado de verde, con su puerta gris, y un tabique de chapas oxidadas que prolongan la fachada hacia arriba, colocadas en el nivel de lo que sería la terraza.

index11

No se observa ningún peatón en este mediodía de enero. Enfrente del edificio más alto de la cuadra, un paquete de ocho envases de soda reposa en la vereda, a centímetros de un portón marrón, muy probablemente, a la espera de ser levantado por el dueño de casa o por el sodero. En la misma mano, pero a unos cuantos metros de diferencia, el viejo cartel señalizador de fondo azul y letras mayúsculas de imprenta, continúa subsistiendo, arriba de la primera puerta de la calle, engalanada por la presencia de dos pintorescos faroles a los costados.

index

Muy cerca se encuentra el poste negro que sostiene la cartelería actual, con las inscripciones de Riglos y Maitén, esta última, acompañada de la curiosa numeración 600-670.

El motivo de su nombre, está vinculado con un arroyo de la Patagonia argentina, que nace en la provincia de Río Negro, desembocando en el Río Chubut. A orillas de este arroyo, también hay una localidad chubutense denominada El Maitén.

Leer nota completa en : bacn.com.ar