Connect with us

Ciudad

¿Qué se recuerda hoy, para tener una calle llamada 24 de noviembre?

Published

on

En la Buenos Aires, muchos nos preguntamos acerca del origen del nombre de la calle 24 de noviembre. Hay muchas especulaciones interesantes y todas derivan en la conclusión de que al no haber documentación de respaldo, no se puede arribar a una certeza

Se cuenta con la información de  que  el 24 de noviembre de 1849 se firmó el convenio Southern-Arana. Nadie niega su gran importancia, ya que allí, Inglaterra recién reconocía a la Argentina la soberanía que podía detentar sobre sus ríos para la navegación interna. Este acontecimiento sobrevino a efectos del encontronazo de la vuelta de Obligado, cuatro años antes.

Pero es incierto que ése fuera el motivo del nombre de la calle.

Se conocieron varias pequeñas y medianas cuestiones pasibles de ser consideradas recordables a través de su fecha en calles de Buenos Aires, pero no vale la pena generar ninguna confusión, dado que todas son posteriores a 1877, fecha en la que ya se había establecido el nombre de la continuación de Tomás M de Anchorena.

Pero existe una especulación muy fuerte y es que muchos funcionarios de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires de mediados del S XIX fueran secretos admiradores del hombre que había dado a conocer al mundo una serie de estudios de investigación que vinculaban al hombre con un derrotero científico que cambió la manera de pensar de millones que fue combatido por todas las religiones del mundo.

El 24 de noviembre de 1859, Charles Darwin publicó su Origen de las especies. No usó la palabra evolución, pero dijo que el hombre y el mono compartían un ancestro común. Se decía que era un hereje, pero su teoría era científicamente sólida y desde ese momento no para de generar polémicas positivas y abrir caminos hacia límites desconocidos del conocimiento.

La versión cerraría con el secreto que debieron compartir los encargados de nominar a la calle, para no ser señalados por las iglesias cristianas, judía y musulmana, las que no estaban de acuerdo ni en un ápice con la mirada de Darwin y se encargaban de hacérselo saber a los poderes políticos de muchos países del mundo, sobre los que -aún, por aquel entonces y en varuios casos- ejercían un poder inmenso de influencias y vetos.

URUGUAY

BRASIL

PARAGUAY

CHILE

COLOMBIA

PERU

BOLIVIA

 

www.diario5.com.ar

Trending