A fines del año pasado el presidente de la entidad, Matías Lammens, presentó el proyecto de ley para modificar la zonificación del predio que hoy ocupa el hipermercado Carrefour y que el próximo 1 de julio deberá dejar en manos de San Lorenzo, según un acuerdo económico celebrado entre las partes y que quedó establecido en el boleto de compra-venta de los históricos terrenos.

El pasado miércoles 3 de abril, dirigentes de la tradicional institución social y deportiva representados por miembros de su Comisión por la Vuelta a Boedo y acompañados por simpatizantes del club, se presentaron en la Legislatura y entregaron el proyecto a cada uno de los diputados que integran la Comisión de Planeamiento Urbano, encargada de tratar el asunto. Solicitaron además que el tema sea abordado e incluido en el orden del día de la próxima reunión de la mencionada comisión de asesoramiento parlamentario.

La intención de San Lorenzo no es avanzar solamente en la construcción de un nuevo estadio de fútbol, hecho que podrá realizarse una vez que se apruebe el proyecto, sino que el club propone potenciar el barrio y sus alrededores, con el desarrollo de un Polo Social, Cultural y Deportivo que abarcaría a la Comuna 7 (Flores y Parque Chacabuco).
Se contempla una nueva cancha, con capacidad para unas 42.000 personas y un concepto 365 para beneficio vecinal, albergando otros usos como comercios, Jardín de Infantes, Escuela Primaria y Secundaria, una delegación del Gobierno de la Ciudad, un Establecimiento Policial, una Biblioteca y un Museo.

La iniciativa fue encargada por la entidad a un estudio de urbanismo el cual se encargó de redactar el proyecto presentado ante el Cuerpo parlamentario, luego de haber realizado una Evaluación Ambiental y una Investigación de Opinión vecinal.

En el mismo terreno hay un sector con una superficie de 8.000 m2 en los que la empresa francesa debe construir una tienda para que opere, en el futuro, el mismo supermercado. Pero al día de hoy, la obra todavía no comenzó. El club San Lorenzo tiene la prioridad para comprar ese espacio en el caso de que la empresa finalmente decida no realizar la obra, que debería estar terminada para el 1 de julio de 2019, día histórico en el que San Lorenzo tomará posesión definitiva de su “Tierra Santa”.

Leer nota completa en : www.buenosairesinfo.com.ar