García del Río es una avenida con un boulevard en el medio, cuya trazado se halla en el barrio de Saavedra. Es una calle importante de Buenos Aires, y muy atractiva, por cierto, por esa característica que lo distingue de la mayoría de las calles porteñas.  Pero, ¿alguien pensó a qué se debe esa zona verde que divide a ambas veredas de García del Río?

La respuesta es que alguna vez, por ese lugar corría un arroyo a cielo abierto: el Medrano. Así como el Vega o el Maldonado, el Medrano es uno de los afluentes del Río de la Plata que en su momento, fue entubado bajo el suelo porteño. Probable es que quienes transiten por García del Río –peatones o automovilistas- no sepan que debajo sus pies, debajo del asfalto de la calzada, y debajo del verde de su plazoleta, las aguas de un arroyo están fluyendo hacia su desembocadura.

Por esta misma razón, el enorme Parque Saavedra tuvo alguna vez la singular atracción de contar con un arroyo natural sobre su superficie. Era, desde luego, el Medrano.

Garcia_del_Rio

Cuando este tramo de García del Río parte del Parque Saavedra con rumbo a la Avenida Cabildo, a diferencia de un tramo anterior, recibe al Medrano, así como más adelante –después de Cabildo, donde cambia su nomenclatura- lo hace la Avenida Comodoro Rivadavia. Ambas tienen en común una verde zona central, que esconde el curso entubado.

García del Río, que se llama así desde 1893, tuvo más de un nombre. El motivo tiene que ver con que eran dos calles separadas, y luego unificadas. La calzada que va hacia el sur –numeración par-, se llamaba 26 de Enero. La calzada con orientación hacia el norte –numeración impar- se llamaba Febrero o 23 de Febrero. Por el medio de ambas, corría el Medrano.

A su vez, la denominación anterior de Comodoro Rivadavia, era simplemente Arroyo Medrano. O sea que mientras por debajo estaba el curso entubado, por encima, la traza peatonal, se llamaba de la misma manera. Una Ordenanza de 1942, hizo que el nombre se modificara y la arteria pasara llamarse Comodoro Martín Rivadavia, en homenaje al marino que combatió en la guerra contra el Paraguay. Rivadavia también fue ministro de Marina en el gobierno de Julio Argentino Roca, y de su autoría es la ley de servicio militar para la Armada.

Por último, cabe acotar que la nomenclatura de García del Río no obedece a nada que tenga que tenga que ver con lo hídrico, sino que es un homenaje a Juan García del Río (1794-1856), un diplomático y periodista colombiano, a quien el General San Martín hizo secretario de Relaciones Exteriores en su campaña al Perú; también fue ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, y ministro de Hacienda en Ecuador y Perú.

Leer nota completa en : bacn.com.ar