Hoy: Córdoba y Juan B. Justo

Un sitio. Una calle. Una plaza. Un punto de Buenos Aires. Igual a tantos. Pero a su vez, distinto a todos. La gente lo transita, pero no lo recorre. Las personas lo atraviesan con la mirada, pero no lo ven. En esta sección, lo describimos.

index1

En el hipotético caso de que vecino de Buenos Aires se hubiera ido del país y regresado un años después, sin haber visto ni escuchado noticias de la Ciudad, difícilmente lo creería. Si ese imaginario habitante de la urbe porteña, en su vuelta al pago, de pronto se parara en Córdoba y Juan B. Justo, no sabiendo lo que allí aconteció en la primera mitad de 2019, le costaría entender el panorama que se abre antes sus ojos: los trenes viajarán por arriba, el tránsito de la Avenida Juan B. Justo, a nivel del suelo, la barrera de la Avenida Córdoba no existe más… Y su incredulidad tendría un fuerte fundamento, considerando que hasta hace no tanto tiempo, era todo lo contrario, con un histórico Puente de la Reconquista, ahora demolido e inexistente, y unas vías del Ferrocarril San Martín que atravesaban la superpoblada Córdoba generando tremendas colas de automóviles, colectivos, etc , cada vez que se bajaba la barrera.

index2

El proyecto del Gobierno de elevar las vías del San Martín en una parte importante de su trazado capitalino (cinco kilómetros), finalizó hace algunas semanas en una de sus etapas, con lo cual a mediados de mayo, se restableció en forma definitiva el tránsito en estas dos avenidas tan transitadas por conductores de todo tipo de vehículos. En estos días,  se continúa trabajando en la zona, si bien la normal circulación, y con semáforos en lugar de barreras, ha sido bienvenida por la enorme mayoría de los ciudadanos que, directa o indirectamente, se vieron afectados por las obras. Para que los trenes queden habilitados a circular en este tramo, todavía faltan algunos días, señalaron las autoridades.

index3

Una unidad de la línea 151 se dirige hacia la mentada intersección. El chofer y sus pasajeros, ya no tendrán que aguardar diez minutos hasta que pase el o los trenes, como en reiteradas oportunidades ocurría. Apenas, lo que dure el cambio de luz en el nuevo semáforo. Tampoco, los que esperan en las paradas ubicadas del lado opuesto de las vías. Lo mismo, sucede con los colectivos 168 y 140. Un cartel blanco, rojo y negro, advierte: “Precaución. Obra en construcción”. Hay carteles más grandes. Algunos, de color amarillo, llevan el sello de la Ciudad; otros, azules, el de Presidencia de la Nación. Se ven rejas amarillas en varios lados, símbolo de que para la gente de a pie, existen lugares por los cuales todavía no se puede caminar. Para aprovechar parte del espacio que quedó libre, construirán una plaza junto al renovado cruce.

index7

Otro letrero, con grandes letras rojas y fondo blanco, indica que para los conductores que por Juan B. Justo se acercan a Córdoba (avenida que a esta altura divide Palermo de Villa Crespo), está prohibido girar a la izquierda. A un metro de distancia, un empleado ordena el tránsito. Vestido con ropas celestes, amarillas y negras, vigila que se cumpla con las normativas viales.

Con tanto obstáculo visual, el paisaje no resulta agradable si se lo observa desde una perspectiva objetiva. Sin embargo, comparándolo con lo que era esta caótica esquina hasta hace un alrededor de un año, el alivio de mucha gente pasó a ganar la partida.

Leer nota completa en : bacn.com.ar